Preparando el campa de verano (II): Eligiendo el calzado adecuado

Las botas de montaña, a parte de que el nombre indican para qué terreno están pensadas, pero se pueden generalizar como nuestras mejores compañeras para el campo. A continuación explicaremos por qué son tan importantes y como diferenciarlas.

Una de las cosas principales a destacar es que este tipo de calzado está hecho para ser útil, no para ser bonito. Esto es porque tienen una grande cantidad de ventajas sobre otro tipo de zapatillas o botas:

1. Protege el pie

Lo bueno de las botas de montaña es que sujetan el tobillo. Esto es importante para evitar esguinces y caídas, ya que las botas de montaña SIEMPRE llevan caña (ver foto). SI veis que no tienen caña, no son verdaderas botas de montaña.

¿Cuáles son las botas y cuáles zapatillas?

Somos conscientes de que esta diferencia parece un poco obvia, pero os sorprendería la cantidad de veces que vemos a chavales con el calzado “poco adecuado” (por decir algo).

2. La suela está adaptada para el terreno

Las botas de montaña tienen una suela con más relieves de lo habitual (con tacos, pero no confundir con los de fútbol). Esto es para que el calzado se sujete mejor al suelo y así evitarnos caídas y algún que otro susto.

¿La diferencia es más que apreciable, no?

3. Tienen sujección especial para los cordones

Las botas de montaña tienen unas pequeñas piezas de metal que sirven para poder apretarse en mayor o menor medida al tobillo. Estas piezas son las más importantes y las que pueden marcar la diferencia entre un esguince o un susto. En la primera imagen teneis un ejemplo del mismo.

4. Son “impermeables”

Lo ponemos entre comillas para puntualizar que, por muy impermeables que sean, al final no podemos caminar sobre las aguas como si nada, pero si prevenir que se nos mojen los piececillos en la mayoría de las situaciones. Como certificado de que tienen esta “resistencia al agua” las botas suelen venir acompañadas de una etiqueta que lo certifica (waterproof, goretex, etc.)

El caso de las deportivas de montaña

Existen las llamadas “deportivas de montaña”. Esto vendría a ser una bota sin caña: tienen buen agarre, suelen ser impermeables, buenas sujecciones en los cordones… pero no sirven para proteger bien el tobillo. Como segundo calzado en un campamento es la mejor opción, pero nunca deben sustituir a nuestras amadas botas.

Bonitas, impermeables, buen agarre… pero no son botas.

Con esto concluimos nuestra segunda guía preparatoria de campamentos. Ya sabéis hacer un buen macuto y escoger un buen calzado. ¡No dudéis en plantearnos más temas para próximas guías!

Preparando el campa de verano (I): Hacer el macuto

Ya no queda nada para el campamento de verano. En menos de 15 días nos anudaremos la pañoleta al cuello, nos echaremos el macuto al hombro y saldremos de casa para vivir los mejores días del año… pero antes, toca prepararlo todo.

IMG_20160629_110707

¿Qué nos llevaremos en nuestro macuto?

Sabemos que hay muchos padres novatos que tienen dudas sobre qué tienen que llevar sus hijos. También hay troperos, escultas (e incluso claneros y scouters) que las pasan canutas para meter todo el material en los macutos. Por suerte, el equipo de Community Manager pensamos en todos vosotros y hemos preparados una serie de posts con guías prácticas sobre como prepararse para la aventura del campamento empezando por cómo preparar un buen macuto.

Por si alguno no está familiarizado con el término, el “macuto” es la mochila de acampada y es lo más importante que hay que llevar a un campamento de verano, ya que aquí es donde guardaremos todo lo que nos llevemos. Antes de meter cosas ahí a lo loco, conviene hacer unos apuntes importantes:

  • El macuto NO lo hacen los padres:

Los padres ayudan, aconsejan, supervisan… pero nunca son los que hacen el macuto. Es importante que el chaval vaya aprendiendo a hacer el macuto por sí mismo. De esta forma ademas, sabrá qué es lo que lleva y dónde lo tiene guardado evitando el clásico de “mis padres no me lo guardaron”.

  • Las mochilas de colegio no son una buena opción:

Del mismo modo que no nos vamos en chanclas a escalar el Everest, cuando nos vamos de campamento hay que ir preparados. Los macutos de montaña nos proporcionan más estabilidad, están diseñados para cargar más peso sin hacernos daño en la espalda y los hay de diferentes tamaños según nuestras necesidades.

  • El material que llevemos debe llevar nuestro nombre:

Somos 100 personas en el campamento durmiendo en tiendas con más gente. Que se mezcle la ropa con la de los demás es algo inevitable. Si marcamos la ropa evitaremos las clásicas “discusiones” entre los más pequeño de “eso es mío”. Se mira el nombre y listo.

Una vez resuelto esto comenzamos con la lista propiamente dicha: ¿Qué tenemos que llevar en nuestro macuto?

  • 7-8 camisetas + 7-8 de ropa interior (Aprox. la mitad de días que  el campa ya que se hace colada en el campa)
  • Aseo: pasta + cepillo de dientes, desodorante, toalla, crema solar (el jabón de baño lo pone el grupo)
  • Cangrejeras (También valen chanclas, pero preferimos esta opción ya que vamos cerca de un río)
  • Uniforme: Pañoleta + camiseta/polo de grupo (IMPORTANTE)
  • 2-3 Pantalones (uno largo y dos corto mínimo)
  • Capa de agua/ chubasquero (Es cantabría, puede  llover)
  • Útiles para comer: Poto (vaso), 2 platos, cubiertos y bolsa para guardarlos (Todo metálico para que dure más, marcado con nombre y la bolsa de tela para evitar moho)
  • 1-2 sudaderas (Que abriguen bien) y si son frioleros un abrigo
  • calzado para caminar por el campo (preferiblemente botas de montaña)
  • bañador (2 mejor que uno)
  • Cantimplora (mínimo 1L)
  • Linterna
  • Saco (preferiblemente de invierno)+ esterilla
  • Comida y cena del primer día (Preferiblemente bocatas y cosas que no vayan en tuppers)

Una vez tenemos todo lo que nos vamos a llevar al campamento toca meterlo todo en el macuto para ello os ayudamos con este dibujo que es muy interesante sobre cómo debe ir repartido el peso en el macuto:

peso

Cómo repartir el peso de nuestro macuto

Es muy importante no llevar nada colgando para que no afecte a nuestra estabilidad. Lo único que puede ir fuera del macuto es la esterilla que irá en los amarres que dispone el macuto para ello.

Una vez que todo está bien colocado y nos ponemos el macuto en la espalda es importante ajustar los amarres para que no “baile” y no nos hagamos daño (No es necesario quedarnos sin respiración).

¡Y listo! Ya tenemos nuestro macuto listo para irnos de campamento.

Para completar la información, puedes consultar el vídeo de “Un Scout” en el que explica los pasos a seguir para hacer un buen macuto. Es muy ameno y recomendamos que, si tenéis tiempo, le echéis un ojo.

¡Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarnos!